escenarios.jpgDibujo.jpg


INTRODUCCION:

El uso de las nuevas tecnologías por parte de los alumnos de nuestro sistema educativo ha rebasado, después de mucho tiempo, las puertas de las salas de informática. Esto nos hace pensar en un escenario donde los alumnos manejaran los nuevos formatos de almacenamiento y distribución de la información, los cuales son radicalmente distintos de aquellos que, en las últimas décadas del siglo XX, utilizábamos los que aquí discutimos sobre este tema. Este panorama nos obliga a reflexionar sobre el impacto en las identidades docentes y su consecuente demanda de un cambio hacia las instituciones de formación docente y sus propuestas curriculares.
Las respuestas exigen la búsqueda de acuerdos con diversos actores que a lo largo del tiempo han generado experiencia y saberes desde otras disciplinas y campos de investigación. Los centros de formación docente son un lugar privilegiado para trabajar sobre este entramado y cultivarlo.


LOS NUEVOS ESCENARIOS:

Los nuevos escenarios que la RIEB genera en el ámbito de la educación
pública nos obligan a dar un salto en la capacidad de imaginar las demandas a
las que deberán hacer frente estos nuevos profesores y maestros. Consideramos
que en esa imagen debe estar la inclusión de las nuevas tecnologías como un
recurso básico de las nuevas formas de enseñar y aprender. No hacerlo, nos
coloca en el riesgo de quedar fuera de los circuitos de producción y difusión del
saber con las consecuencias sociales y económicas que esto puede traer.
Este planteamiento se enmarca dentro de las propuestas que hoy realizan los
investigadores al hablar de Brecha Digital, concebida esta como
la separación que existe entre las personas (comunidades, estados, países…)
que utilizan lasTecnologías de Información y Comunicación (TIC) como una parte
rutinaria de su vida diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas y que
aunque las tengan no saben como utilizarlas.
” (Serrano y Martínez, 2003:8 )
La anterior afirmación implica que quedar excluido del acceso o del uso de las
nuevas tecnologías también refiere al saber utilizarlas, a poder darle sentido a
ese uso y colocarlas por tanto en la trama de significados que construyen
nuestras conductas cotidianas. Esto se vuelve especialmente relevante si esa
cotidianeidad refiere al ámbito de trabajo. Es el caso de la actividad docente.
Los cambios en la manera en que los estudiantes acceden a la información y al
conocimiento impactan sobre maestros y profesores que han sido formados con
la tiza, el pizarrón y su palabra como los grandes recursos didácticos. Donde la
identidad de la profesión se articuló sobre un específico discurso teóricodisciplinario,
concebido como definitorio en la acreditación de su título docente.
A ello se agrega la particular situación de un cambio de roles entre aprendices y
expertos pues tal como lo plantean Benavides y Pedró (2007) muchas veces el
docente y el estudiante aprenden el uso de estas tecnologías al mismo tiempo y
en algunos casos los primeros “resultaron ser aprendices menos eficaces”. Esto
obligó a repensar los roles dentro de los procesos de enseñar y aprender, dió
fuerzas al debate de quién aprende y quién enseña y algunas veces se convirtió
en un obstáculo pues estos docentes erradicaron de su trabajo en clase ese saber
que no dominan.
Las tecnologías de la información y la comunicación irrumpen con fuerza en la
práctica docente, en mayor o menor grado y de forma cíclica, durante todo el siglo
pasado. Desde la aplicación de la radio, pasando por la televisión y luego la
informática, siempre se anunciaba un cambio o una revolución en la práctica
docente, pero la tecnología se mantenía, por diversos motivos, fuera del aula.
Hoy en día la computadora se introduce en el aula y en el hogar del alumno, pero
no solo se introduce la computadora sino que a través de la conectividad a la red
de redes, Internet, el mundo a su vez se introduce en el aula y en el hogar de los
estudiantes, lo anterior implica no solo una diferencia cuantitativa ( una
computadora un alumno ) sino que también implica una importante diferencia
cualitativa en la práctica docente ( entorno de trabajo colaborativo, en red y con

un gran bagaje de información disponible y accesible al instante ).


colors2.gif